terapias naturales

A través de la Medicina Tradicional China, con acupuntura, masajes, dieta y ejercicio, partimos de la base que el cuerpo suele buscar de manera natural su equilibrio y en nuestros tratamientos naturales pretendemos emplear esta energía homeostática para mejorar la calidad de vida.


Consideramos que la medicina convencional es importantísima y ha logrado muchísimos éxitos y se ha desarrollado de manera impresiónate en los últimos siglos y no le queremos quitar su mérito para nada.

Aún así estamos convencidos que se puede mejorar la calidad de vida de una persona y prevenir ciertas patologías con tratamientos naturales.

Un dolor se puede ir con una pastilla inmediatamente, pero no trataríamos la raíz, sino simplemente y a corto plazo la manifestación.

Las terapias naturales utilizan las energías del cuerpo, del cosmos, los productos naturales de la tierra y el mar sin ser alterados para que el cuerpo encuentre su propio camino a la salud y al bienestar.

Las terapias naturales – siempre en nuestras vidas

Después de haber vivido un largo tiempo en Alemania y haber presenciado el tratamiento holístico de la salud que se utiliza en muchos casos allí y la integración con la medicina convencional que se aplica realmente, cuando vinimos hace 10 años a España quisimos darle un cambio a nuestra vida y dedicarnos a algo que de verdad nos llenaba. Ayudar a personas que quieren mejorar su calidad de vida.

Realmente las terapias naturales siempre han estado en nuestras vidas. Nuestros padres – como muchos otros que no han perdido esa sabiduría ancestral – estaban convencidos que una planta tenía mas valor que una pastillita. La pastilla nos la terminaban de dar cuando era necesario – por descontado! Pero primero se intentaba con una infusión, un masaje con aceites macerados, una serie de paseos en la montaña. De hecho, cuando le contamos la primera vez a nuestros padres que habíamos aprendido a hacer cupping (masaje con ventosas), mis padres se rieron comentando: “Si eso es lo que la abuela hacía cuando estábamos resfriados! Con un vaso gordo y una vela.” 🙂

Luego vino el Yoga. De esto ya hace más de 15 años. El dolor se fue de inmediato, como un milagro en la primera sesión….a los dos días volvió, pero yo volví también a mi clase de Yoga! 🙂 La concentración en el mundo laboral era mayor y el agobio menor, la postura mejoró y empezó algo que es maravilloso: la escucha interna. ¿Que pasa en mi cuerpo? Y no de una manera hipocondríaca, sino analizando lo bueno y lo malo. Cuanto tomamos conciencia de una cosa, damos el primer paso a cambiar esa cosa – si es necesario o disfrutar de ella cuando todo está perfectamente bien.

Más tarde vinieron todas las formaciones en diversas terapias naturales, como p.e. la reflexología podal, quiromasaje, herbodietética, masaje tradicional tailandés, etc. Pero la que sin duda más nos impactó y cambió nuestro punto de ver el ser humano fue la formación en Medicina Tradicional China. Aprender como se crea, mueve, bloquea el Qi, la Sangre, los líquidos orgánicos, conocer los órganos y vísceras y descubrir su conexión con todo lo que nos rodea y lo que pensamos, fue maravilloso. Bueno – en realidad ¡lo sigue siendo! Porque siempre comentamos que si los chinos tardaron 5.000 años en descubrir todo lo que saben ahora – desde sus inicios en decifrar conchas de tortuga chamuscadas en una brasa,  hasta hoy día que se estudian los tratamientos con Medicina Tradicional  China en estudios clínicos con aparatología altamente sofisticada y moderna y se trabaja junto con médicos convencionales en ciertos tratamientos – nosotros tenemos toda una vida por delante para recuperar esos conocimientos! 🙂 O parte de ellos, al menos. Tenemos la gran suerte de haber recibido un regalo valiosísimo de nuestros padres, que son hablar diferentes idiomas. Por ello tenemos la oportunidad de acceder a informaciones en otros idiomas. Sobre todo en Estados Unidos y Alemania hay una gran cantidad de conocimiento escrito en libros y grabado en vídeos. Maestros eruditos con mucha experiencia al alcance de un libro o un click. Por eso le damos gracias a nuestros padres por la formación básica excepcional que nos han dado y a la evolución de la web mundial, de acercarnos lo lejano.


Pero hay que decir que nuestra experiencia y pericia no la podríamos estar desarrollando a lo más preciado que tenemos: nuestros clientes. Con cada persona que entra en la puerta, agachamos humildemente la cabeza, abrimos ojos, orejas y demás sentidos para aprender de ellos para darles el mejor tratamiento y por supuesto siempre personalizado que podamos ofrecer. Como se dice tan habitualmente: cada persona es un mundo. ¡Y tanto! Cada persona viene con un acometido diferente, tiene una energía diferente, reacciona al tratamiento de una manera diferente y tiene su plan de vida diferente. Nunca podemos copiar y pegar – y por eso estamos en constante evolución y aprendizaje. Por ello tampoco tenemos los títulos colgados en la pared, porque consideramos que es una formación básica y que a partir de ahí ha de empezar un desarrollo tremendo.

Venga a conocernos y pruebe aunque sea una única consulta. Estamos convencidos que algo positivo se llevará.